Si están preocupados sobre cómo discutir el tema del alcohol con tu pre-adolescente, no están solos. Muchos padres están nerviosos sobre el hecho de conversar con sus hijos sobre temas relacionados con el alcoholismo y drogadicción, pero la verdad es que entre más cómodos se sientan con el tema, mayor comodidad tendrán sus hijos para hablar al respecto y compartir sus experiencias con ustedes.

hablar-de-alcohol

En realidad, ustedes se han estado comunicando con sus menores sobre el tema por años, por el simple hecho de ser un modelo a seguir.

A continuación algunos consejos para tratar el tema del alcohol con tus hijos:

1.- No lo escondan

La manera en que manejen ustedes mismos el tema del alcohol es más importante a la larga que lo que digan sobre el. Si ustedes esconden el hecho de tomar, envíen el mensaje de que es un placer prohibido y lo hacen aún más atractivo para ellos. Por el otro lado, si tratan el tema de alcohol de manera no emocional estarán enviando el mensaje de que tomar moderadamente es aceptable para los adultos. Es importante enseñar esto a sus pre-adolescentes desde esta etapa, para cuando cumplan 18 años, que es la edad legal para consumir alcohol en México cuenten con el permiso de los padres para hacerlo de madera moderada y con su supervisión.

2.- Tomen ventaja de momentos clave para enseñanzas

También enviamos un mensaje y por lo tanto una enseñanza por la manera en como nosotros reaccionamos ante el abuso del alcohol. Nunca debe de ser visto como algo aceptable por ningún motivo por nadie, de ninguna edad. Podemos utilizar estos momentos claves para enseñarles a nuestros menores sobre el mal uso del alcohol y como se puede evitar caer en esto. Un comentario casual como: “¿Cómo pudo haber evitado Carlos este problema?” puede crear una conversación sobre como lidiar con estos problemas.

3.- Distingan entre aceptable e inaceptable

Es importante ayudar a nuestros hijos a entender la diferencia entre el consumo aceptable e inaceptable del alcohol. Enseñares que todo el alcohol es malo resulta igual de dañino que hacerlos creer que es bueno.

4.- No asuman

Todos queremos proteger a nuestros hijos. Por lo tanto, necesitan aprender a evadir cualquier peligro de alguien que se presenta en un estado alcoholizado. Eso incluye evitar subirse a autos con alguien que ha estado tomando, evitar rodearse de personas intoxicadas, como reconocer una persona que se encuentra bajo efectos del alcohol y otro tipo de conocimientos que los ayudan a protegerse si se encuentran bajo alguna de estas comunes circunstancias.

La clave fundamental para ayudar y proteger a nuestros pre-adolescentes es ser nosotros mismos un buen modelo a seguir, y aprender a lidiar con estos problemas sin regaños. Entre más histéricos se vuelvan los padres, lo más difícil resulta tratar el problema. Aun que su hijo haya cometido un acto inaceptable o por más enojados que estemos con ellos, es importante mantener la calma ya que esta es la única manera de crear un lazo fuerte con sus hijos.

¿Qué otros consejos darías tu a los demás padres de familia sobre este tema? Opina en los comentarios.