No es una sorpresa que el dormir junto con los hijos, es decir, que el niño duerma en la misma cama con sus padres, sea uno de los temas más debatidos y controversiales relacionados al sueño pediátrico y en este artículo veremos por qué.

Algunos opinan que el dormir en la misma cama con tus hijos es la manera correcta y natural de criar a un niño, por qué esta práctica fomenta un mejor vínculo y un acercamiento más seguro.
Por otro lado, algunos piensan que dormir con el pequeño es riesgoso, ridículo o incluso peligroso y que no quieren eso para sus familias.

Así que ¿Cuál es el correcto?

Primero, es importante entender que dormir juntos no es un proceso mágico. Aunque algunos defensores de la “cama familiar” no estarían de acuerdo, numerosas parejas han reportados que sus bebes no necesariamente durmieron mejor o mas, debido a que sus padres estaban cerca. De hecho, algunos padres descubrieron que su hijo dormía más y despertaba con menos frecuencia cuando dejaron de dormir juntos y lo mudaron a su propio cuarto y cama.
Sin embargo, ya sea que las familias decidan dormir juntos o que su hijo duerma independientemente, es algo personal y si tanto los padres como los hijos están seguros, descansados y satisfechos, entonces el dormir juntos no es una preocupación.

Si decides usar este método, este compromiso requiere de un pensamiento muy cuidadoso acerca de que es lo que tú y tu pareja sientan es lo correcto para ustedes como individuos, como pareja y como familia.

Hazte estas preguntas:

  • ¿Me agrada la idea de dormir cerca de alguien e incluso me parece acogedora, o uno o mas de nosotros (pareja y niño) es activo mientras duerme, potencialmente irrumpiendo el sueño de los demás?
  • ¿Todos en nuestra familia quieren dormir juntos, o estamos decidiendo esto debido a que uno de nosotros apoya esto fuertemente?
  • ¿Estamos dispuesto a comprometernos a estar tranquilos y silenciosos cuando nuestro bebé se duerma, o nos gusta mirar televisión o hablar antes de dormir?
  • ¿Disfrutaremos el poder alimentar a nuestro bebe más a menudo durante la noche, o tenerlo cerca hará más difícil el quitarle este habito?
  • ¿Estamos de acuerdo a acostarnos al mismo tiempo que nuestro hijo, para asegurar su seguridad?
  • Para padres que trabajan ¿El dormir con nuestro hijo/a nos ayuda a sentirnos más conectados a él?

Como era de esperarse, el dormir juntos tiene tanto ventajas como desventajas.
Veamos esto más detenidamente.

¿Tienes problemas para hacer que tu bebé se duerma a la hora que le toca? No te pierdas este video: Un extraño truco de una psicóloga infantil que pone a cualquier bebé a dormir.

Ventajas:

  • Cercanía constante siempre que el niño este despierto. Muchos padres y niños disfrutan de esta sensación.
  • Acción inmediata y apoyo para cualquier problema relacionado con el sueño.
  • La habilidad de cuidar y responder a pesadillas y otros problemas sin necesidad de levantarse.
  • Pasar más tiempo con el niño.
  • Posiblemente dormir mejor, tanto para los padres como para los niños, en caso que el niño haya estado durmiendo mal para empezar.

Desventajas:

  • Los padres podrían dormir mal si los niños no duermen continuamente.
  • Los padres podrían terminar durmiendo en cuartos separados y podrían enfadarse con el niño o entre ellos.
  • Los ciclos de sueño de los adultos y los niños no coinciden.
  • Los padres podrían tener que irse a la cama a una hora muy temprana con su hijo y tener como consecuencia, poco tiempo para sus propias actividades.
  • Los padres tienen poca privacidad
  • Podría incrementarse el riesgo en el bebe de SMSL y enfermedades relacionadas.

La decisión de dormir juntos debería ser tuya, tomada por el padre (o padres) y basada en tus propias filosofías, sin presionar a tu niño o a alguien más. Algunas experiencias, buenas o malas, de dormir juntos de otras familias, no deberían influenciar tu decisión: tu niño es único y tu familia no es igual a la de ellos.